“Es un cambio total, porque estoy pagando por algo que es mío, es cómodo, me siento tranquila y hago lo que quiero, es diferente, nos mudamos con el perrito y todo”.
“Todos los días cuando me levanto, doy gracias a Dios por todo, mi hija y yo nos preparamos y vamos a la escuela, de ahí voy al trabajo”.